La crisis del COVID-19 se agrava en Myanmar

Myanmar parece estar precipitándose hacia una grave crisis de COVID-19 que podría devastar el país: controlar el virus es un desafío que la junta militar y el sistema de salud lamentablemente no están preparados para abordar.

La junta reportó 20,708 nuevos casos de COVID-19 esta semana

La junta reportó 20,708 nuevos casos de COVID-19 esta semana, y casi todos los días establecieron un nuevo récord de casos positivos. El jueves tuvo 4,132 casos, la primera vez que hemos visto más de 4,000 en un solo día. Hubo 274 muertes confirmadas,  superando el récord de número de muertes en un solo día, lo que eleva el total de muertes a 3.621 desde que comenzó éste último brote. También estamos viendo cifras récord para las tasas de positividad, en los últimos cuatro días en el rango del 26 al 28 por ciento, lo que indica que el virus está mucho más extendido de lo que muestran las pruebas limitadas.

Las cifras oficiales de muertes ofrecidas por  la junta también están en serias dudas, ya que los trabajadores sanitarios en Kalay Township continúan insistiendo en que mueren muchas más personas de las que se informa oficialmente. El diario Irrawaddy informó que, si bien se han reportado 16 muertes en la ciudad desde junio, se estima que está más cerca de 600, una discrepancia asombrosa. El presidente de un grupo le dijo al medio que la junta solo está contando las muertes que ocurren en los centros COVID-19, mientras que la mayoría de las personas mueren en sus hogares.

El aumento de casos supone una enorme carga para el deficiente sistema sanitario de Myanmar, los hospitales están desbordados y escasea el oxígeno para los pacientes gravemente enfermos. Las fotos en Facebook y en los medios locales muestran a decenas de residentes haciendo cola en grupos de bienestar social en Kalay para rellenar cilindros de oxígeno, y los residentes han dicho a los medios locales que la escasez está provocando muertes innecesarias. Los hospitales gubernamentales están llenos y los comités de respuesta a emergencias de COVID-19 también carecen de fondos para comprar más suministros. Los precios están aumentando rápidamente: un cilindro de 15 litros que normalmente costaría K120,000 en Kalay ahora se vende por K300,000. El Ministerio de Comercio trató de abordar los problemas de aumento de precios, advirtiendo que cualquiera que sea encontrado vendiendo suministros de COVID-19 «a precios más altos» enfrentará acciones legales bajo la Ley de Bienes y Servicios Importantes, que puede conllevar una sentencia de prisión de hasta tres años.

Fundación Colabora Birmania ​​ · G-87136826 · Concepción Jerónima 22, 28012, Madrid · Espacio cedido por la agencia BtoB · © 2015 Colabora Birmania

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies