“Un increíble proyecto solidario y educativo en la frontera”

“El jueves pasado, 22 de agosto, llegué a la ciudad de Mae Sot (Tailandia) para reunirme con la Fundación Colabora Birmania. ¿Quién soy? -Te preguntarás-. Mi nombre es Ferran, soy profesor de Barcelona y he estado recorriendo el sudeste asiático durante unos dos meses con el proyecto El profe mochilero. Es un proyecto personal que consiste en visitar e informar de proyectos educativos y solidarios para tratar de darlos a conocer en toda la comunidad cooperativa y viajera en beneficio de sus misiones y su empoderamiento. Aparte de esto, trato de colaborar con la compra de materiales escolares que necesita cada proyecto que visito. Compro el material utilizando el dinero de una campaña de donación en la plataforma gofundme vinculada a mi proyecto.

El proyecto consiste en visitar e informar proyectos educativos y solidarios para tratar de darlos a conocer en toda la comunidad cooperativa y viajera.

Conocí a Colabora Birmania unos días antes en Chiang Mai a través de las redes sociales. Tenía muchas ganas de conocer su propósito y sus proyectos educativos con los birmanos en primera persona. Así que contacté con ellos y de inmediato me dirigí hacia la frontera con Myanmar, donde conocí a Aung Myo Swe. Él fue el anfitrión y fuimos a visitar dos escuelas de la fundación: la escuela Chicken School y la escuela KM42. Consiste en dos escuelas ubicadas en áreas rurales que brindan educación a los niños de la comunidad birmana. En ambas escuelas se desarrolla un plan educativo no formal para continuar aprendiendo en su idioma, además del tailandés y el inglés.

En ambas escuelas se desarrolla un plan educativo no formal para continuar aprendiendo en su idioma.

La situación de las familias suele ser desventajosa y, a menudo, de refugiados. En este sentido, las escuelas, además de la educación gratuita, también ofrecen protección y seguridad a los niños, ya que existe el riesgo de caer en redes de trata de personas. En las escuelas, todos los maestros son birmanos y muchos de ellos solo reciben el salario mínimo de 4500 baños (alrededor de € 130) y viven en las mismas escuelas. Los gastos escolares están cubiertos por donaciones de patrocinadores de la fundación. El horario escolar es intensivo de 8 am a 3.30 pm de lunes a viernes. Los maestros no solo enseñan, sino que también son responsables de alimentar y cuidar a los niños durante el día.

Percibí la motivación entre ellos para avanzar.

Al observar las clases, vi mucha participación y entusiasmo en cada niño en su aprendizaje, creo que son muy conscientes de que la educación puede salvarles la vida. Aunque la metodología es bastante instructiva y se basa en la memoria (como en todo el país), percibí la motivación entre ellos para avanzar.

Con Aung Myo Swe hablábamos de los recursos necesarios para cada escuela. Me dijo que siempre hay necesidades, pero que si podía contribuir de una manera más creativa, era con la compra de nuevos materiales: juegos de mesa, rompecabezas, cartas, juguetes de aprendizaje, piezas de construcción. Realmente vi poca variedad en ese aspecto y pensé que sería una oportunidad para ofrecer alternativas de aprendizaje y juego en la vida escolar al tiempo que brindaba la oportunidad de publicar material nuevo. ¿Quién no ha sentido la ilusión infantil de liberar algo? Bueno, debería ser un derecho universal para todos los niños.

Después de todo, los protagonistas de esta historia deben ser los niños con sus maestros.

Al día siguiente comencé a buscar tiendas y negocios locales donde pudiera comprar todo el material. Decidí invertir todo el dinero que me quedaba de la campaña de gofundme haciendo tres compras en tres tiendas diferentes. En total, gasté 2365 bahts (alrededor de € 70) donde compré diversidad de juegos y recursos materiales para las dos escuelas. Envié todo el material a Aung Myo Swe para entregar a los maestros, ya que ellos fueron quienes decidieron cómo administrar cada recurso. Después de todo, los protagonistas de esta historia deben ser los niños con sus maestros.

Para mí fue un acto simbólico, una pequeña contribución de humildad y admiración de ver cómo hay personas y organizaciones que, en muchos casos, sin recibir nada a cambio, están 100% involucradas para mejorar las condiciones educativas y los derechos de los niños. Después de unos días en Mae Sot y de poder observar de cerca la realidad de la población birmana en esta zona del mundo, estoy agradecido por la hospitalidad que he recibido de los voluntarios y la población local. En unas pocas horas viajo a Bangkok para continuar mi viaje, pero en mi opinión seguirá retumbando la experiencia y el aprendizaje que me llevaron a mi mochila.”

Ferran CJ

elprofemochilero.com

Fundación Colabora Birmania ​​ · G-87136826 · Concepción Jerónima 22, 28012, Madrid · Espacio cedido por la agencia BtoB · © 2015 Colabora Birmania

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies